Recetas de marketing.

Inicio » economia » CASTELLON UNA CATÁSTROFE MALTHUSIANA

CASTELLON UNA CATÁSTROFE MALTHUSIANA

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.483 seguidores

Te recomiendo

Blogs de Marketing

American Marketing Association

Malthus

Una catástrofe malthusiana se refiere a las consecuencias previstas por la teoría demográfica de Thomas Malthus. En esta teoría se preveía un aumento en progresión exponencial en la población junto con un aumento en progresión aritmética de la producción agrícola, causando una situación de economía de subsistencia que podría desembocar en una extinción de la especie humana y que Malthus pronosticó para el año 1880.

La economía castellonense esta inmersa en un “catástrofe malthusiana”. Tras el atracón económico provocado por la burbuja económica de los primeros años del siglo XXI, nos encontramos ante la hambruna actual.

No hay grandes diferencias entre los castellonenses del XVII y XVIII, y los actuales. Nuestros antepasados recurrían a la emigración a las Américas, y  nuestra juventud, vuelve a emigrar fundamentalmente a Hispanoamérica, no hemos sido, ni siquiera capaces de mejorar nuestro lenguaje de comunicación

Para los Austria, como para los Borbón, y políticos actuales  cada uno que se va es un descontento menos y una boca menos que alimentar

Pero, ¿Es nuestra catástrofe malthusiana, una crisis de alimentos o de esperanzas?

El origen de esta “trampa malthusiana” parte de la convicción general de que todo aquel que es incapaz de tener éxito en la vida privada se encamina a la política, habiendo profesionalizado esta actividad, algunos concejales de nuestro ayuntamiento, ya ejercían cuando Perot de Granyana encontró nuestra patrona.

A partir de ahí una combinación de empresarios listos con políticos tontos, son el cóctel donde crece el gasto inútil.

Por supuesto que no todos los políticos cobran comisiones y maletines de las obras que generan, eso faltaría,  su remuneración es distinta, se convierten en las “hadas madrinas” que cortan el bacalao y reparten trabajo, a diestro y a siniestro.

Por primera vez acceden a círculos que hasta ese momento tenían vetados como presidir un encuentro de emprendedores, pavonearse en jornadas de empresarios o recibir a  grandes empresarios y multinacionales. Deslumbrados, pierden el norte, y es que quien no ha sido ni presidente de su escalera, como pretende ocupar una alcaldía.

Invitados acuden a cenáculos donde como “las hadas madrinas” lucen sus alas y  reparten deseos con su varita mágica entre whiskys. Como al rey desnudo, todo el mundo les ríe las gracias, y poco a poco van perdiendo el sentido de la realidad.

En cuanto salen por la puerta, reciben el desprecio y las risas de los empresarios que en el fondo sienten asco de tener la necesidad de soportarlos.

El empresario valora mas el talento que el “chusco”, y muy a su pesar tiene que soportar a esta “casta”, en busca de la facturación que le asegure una rentabilidad para su empresa, y que le permita atender sus nominas, pero en privado reconocen el hastío hacia esta gente.

O lo que es peor, hartos, los empresarios de verdad se retiran. y dejan paso a los negociantes, es decir a aquellos que sin escrúpulos solo buscan la “pasta”. Y es que el emprendedor que soborna a un político pierde su condición de empresario. Un sobre, un cargo futuro, o un puesto en el consejo de administración, elimina el riesgo de competencia, y convierte al político en un empleado.

Para muchos políticos su supervivencia depende de las funciones que ellos mismos se crean.

Es  el caso de Castellon, su pertenencia a la red de ciudades inteligentes, ¡con un endeudamiento que supera los cien millones de euros!, ¿Cómo se puede dar el atributo de inteligente a la ciudad de la Plana?

En su afán por intervenir en la sociedad, los políticos no han acabado con los recursos económicos sino con las esperanzas del pueblo, por eso hoy la catástrofe malthusiana es una crisis demográfica (jóvenes e inmigrantes se van), e increíblemente en estos tiempos, para muchas familias, una crisis alimentaria propia del XVII

Malthus profetizo el fin de la humanidad en 1880, sino cambian las coas, nosotros profetizamos la extinción de los derechos civiles de los castellonenses en unos meses. La decencia en esta provincia, ya se perdió hace años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: